jueves, marzo 22, 2007

Negro

Hace un tiempo, no se ni el momento ni el lugar preciso, esnifé negro. Lo aspire inconscientemente. Supongo que sabía que estaba en el aire, que podía olerlo, que mi subconsciente engañó a mi consciente para hacerme pensar a mi misma que eso negro no existía, que podía respirar muy hondo tranquilamente. Pero no era así, lo negro flotaba, se disolvía en el aire haciéndose uno solo.
Y yo esnifé negro.
Llego a mis venas, a mis arterias, se aposentó en mi sangre, recorrió todos mis caminos. Salió por fuera, se implantó en mis vísceras, relleno mis huecos. Negro. Muy negro. Ya no había rojo, era negro. Vomité. Vomité todo cuanto pude. Vomite hasta quedarme sin aliento, casi inconsciente. Pero era tarde, lo negro había absorbido lo rojo de mi cuerpo, de mi sangre. Lo negro se apoderaba de mi cuerpo, como una vez lo hizo de mi mar.
Todo negro.
Me abriré el pecho en canal. Hurgaré entre mis podridas vísceras y arrancaré lo negro. ¿Me llevaré con él lo de debajo? ¿Me llevaré lo rosado, lo rojo? Hurgaré entre lo negro. Y sacaré fuera todo lo que pueda ¿Y si no es suficiente? ¿Y si ya no hay rojo que llevarme detrás? NO PUEDE QUEDAR SOLO ESO NEGRO, NO PUEDE.
Tiene que haber algo, por pequeño que sea, algo entre lo negro que resalte rojo, algo pequeñito, casi insignificante pero imprescindible. Tiene que quedar algo…
El sudor disolverá lo negro. Entrará hasta mi interior y lo irá deshaciendo. El sudor, necesito sudo, necesito sentir el peso…
Quiero gritar, subirme a lo alto de algo y gritar. Y será gritos desgarradores, gritos que podrán oírse a kilómetros a la redonda, gritos desalentados. Y las nubes oirán mi llamada y chocarán entre ellas para crear una lluvia que me ayude. Y la lluvia se mezclará con mis lágrimas, también negras, como mi sangre. E intentará suplir la lluvia al sudor. Y el negro se mezclará con el blanco de la lluvia y se hará un poco menos negro, pero negro de todas maneras. Todo negro.
Y esta vez no vale con ignorarlo, como le pasó al mar. El mar lo ignoró y lo negro se desvaneció. A mi no me vale eso, a mi no me sirve solo esperar a que se pase solo. Yo tengo que luchar como siempre, tengo que conseguir con el sudor de mi frente que el negro desaparezca. Siempre con sudor. Siempre sintiendo el peso. Siempre otro sudor.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Toma post desgarrador!!!!
Pues como muy bien dices, a tí siempre te toca luchar, una vez más, siempre luchando, pero yo se que puedes...
...siempre queda algo rojo, de hecho el negro está compuesto entre otros colores de rojo, así que está ahí. Búscalo bien, lo vas a encontrar

anonimous dijo...

tratar de ver esperanza con pasión de por medio?
ver rojo cuando lo eres tanto?
curioso..
muy curioso..

Venom dijo...

Hola, soy yo

venom dijo...

Si, eso negro, soy yo

Niebla dijo...

Nota de la Autora: no se quien eres Venom, no se si solo quieres ser una metáfora pore el nombre con el que has firmado. Pero me encantaría saber quién se piensa ser lo negro, la verdad es q me llena de curiosidad.

Frases para recordar

  • · "¿Se puede pensar en el futuro, teniendo presente el pasado?"
  • · "Nibili volitum quin praecognitum " (No se desea nada que no haya conocido antes)
  • · "Nibil cognitum quin praevolitum " (Nada es conocido que no se haya anteriormente amado)